traidores_a_la_patria

(19/03/2017) El embajador Roy Chaderton, en consonancia con otros voceros del régimen a propósito de la eventual aplicación de la Carta Democrática Interamericana por la reiterada violación a prácticamente todo su contenido por parte del régimen, anticipándose a nuestra exclusión o pensando retirar a nuestro país de la OEA antes de que nos echen, ha expresado que Venezuela puede vivir sin la OEA.

Extrapolando el argumento por ejemplo a las Naciones Unidas, en caso de que en ese organismo se tomaran decisiones y aplicaran eventuales sanciones ante la dramática situación venezolana, Chaderton podría decir también que podemos vivir sin la ONU. Y así sucesivamente.

Como somos autosuficientes y no necesitamos a nadie, como somos “país-potencia”, así bautizados por Chávez en uno de sus peores chistes crueles, podemos vivir aislados de la comunidad internacional, acompañados sólo de parásitos vocingleros como los regímenes de Cuba, Nicaragua, Ecuador, Bolivia adocenados en ese parapeto cómico e irrelevante denominado ALBA.

Chaderton opina como si la autarquía de nuestro país, que importa con cada vez menos dólares más del 80% de todo cuanto consume y que ya no tiene ni cómo pagar la comida mínima que se necesita, a punto de depender de la piedad y caridad extranjeras, fuera tan sólida que pudiéramos existir fuera de la comunidad internacional o, algo peor y más estrafalario, contra ella.

Lo más grave es que nuestra degradación no la están pagando los rufianes que nos gobiernan sino nuestros conciudadanos aquí adentro con su hambruna y privaciones y los venezolanos migrantes que son mal vistos y tratados como parias en la mayoría de los países adonde fueron a buscar la vida y el futuro que les robaron en su país.

Relacionados  Hola Luisa, del Purgatorio se sale. Del infierno no

Nuestra política internacional es pleitista, aislacionista, estúpida, hilarante y bochornosa. Cada declaración de la inefable cancillera, cuando no se convierte en chiste se constituye en argumento que se emplea contra el mismo gobierno.

Repitiendo el coro oficialista, dice machaconamente que constituye injerencismo la aplicación de la Carta Democrática porque pretende que el régimen disfrute en el ámbito internacional de la misma prerrogativa de impunidad que de facto goza en nuestro país.

¿Puede considerarse injerencismo que se aplique en nuestro país nuestra propia ley? ¿No somos signatarios del tratado de creación de la OEA y de todos los instrumentos que integran su ordenamiento jurídico? ¿Está o no el gobierno incurso en casi todos los supuestos de violaciones a la democracia, a los derechos humanos y los derechos políticos consagrados en la legislación nacional e internacional de la cual somos suscritores? ¿Y no ha solicitado el régimen chavista la aplicación de ese instrumento a otros países de la OEA?

Quienes invocamos la aplicación de la Carta Democrática y la mediación internacional en el drama de Venezuela no somos traidores a la Patria, imputación que hace el régimen contra cualquiera que los denuncie más allá de nuestras fronteras. Traidores a la Patria son los bandoleros que nos gobiernan y han sepultado todo el país con su corrupción e ineptitud, que han cerrado todas las vías nacionales para solventar el conflicto y que pretenden hacerlo también con los recursos contemplados en los tratados y usos internacionales aplicables al caso.

Por Henry Ramos Allup en El Nuevo Pais-Zeta

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: