samuel_moncada_oea

(29/03/2017) El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos finalizó su sesión del martes sobre la crisis en Venezuela luego de un intenso debate sin llegar a realizar una votación ni emitir una declaración, debido a una acalorada intervención del vicecanciller chavista, Samuel Moncada, quien realizó en sus repetidas intervenciones realizaba insultos y acusaciones fuera de agenda a varios países.

Los países mencionados por sus ataques durante la sesión rechazaron los insultos y el comportamiento irrespetuoso de Samuel Moncada. Igualmente Luis Almagro escribió en su cuenta de Twitter “Los insultos no me afectan: sólo retratan de manera clara a quien los profiere”.

La jornada inició con una prolongada discusión en la que las delegaciones de Venezuela, Bolivia y Nicaragua pidieron repetidas veces que no se realizara la sesión pero no lograron su cometido.

Tras cerca de una hora de debate, la orden del día fue aprobada por 20 de 34 países, mientras 11 naciones se opusieron, sin lograr impedir la realización del debate, que terminaría en una votación sobre una declaración que pide que la OEA siga “examinando distintas opciones para lograr el restablecimiento de la normalidad democrática dentro del marco constitucional venezolano”.

De modo que las manifestaciones destempladas y estrafalarias de Samuel Moncada no lograron impedir un pronunciamiento de la OEA sino que hicieron posible que una importante mayoría de países hayan demostrado su compromiso en asumir una agenda democrática en Venezuela que incluye liberación de presos políticos y realización de elecciones.

La foto arriba incluida muestra el gesto final de Samuel Moncada luego de conocer que se aprobaría la decisión de la OEA de seguir buscando mecanismos para restituir el hilo democrático en Venezuela.

México fue el primer país en intervenir, asegurando que la decisión de suspender a un país miembro es el último recurso y que antes deben agotarse otros recursos. No obstante, reclamó un cronograma electoral claro para crear un clima de consenso político y propuso la revisión mensual en el organismo sobre la situación en Venezuela.

No sabemos dónde terminará esta crisis. Necesitamos actuar con urgencia“, manifestó el representante estadounidense, Michael Fitzpatrick, quien reclamó la liberación de presos políticos y mencionó al líder opositor Leopoldo López.

También, se refirió con preocupación la reciente decisión de la Corte Suprema venezolana de retirar la inmunidad a los miembros del Parlamento. “Todavía hay una oportunidad de hallar la solución antes de que la crisis se profundice“, añadió, apuntando al diálogo y vínculos más fuertes que desemboquen en un regreso del país “al camino democrático y de prosperidad”.

Por su parte, la delegación de Uruguay insistió en mantener el diálogo como el principal camino, en lugar de una suspensión del país del organismo regional. El representante Hugo Cayrús destacó “la necesidad de agotar los esfuerzos diplomáticos subrayando la importancia del diálogo y la negociación como las vías idóneas para encontrar soluciones“.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: