magistrados_expres_carcel

(02/04/2017) La designación acelerada en diciembre del 2015 de los magistrados chavistas sin credenciales, formación ni trayectoria profesional mejor conocidos como magistrados exprés fue un momento de triunfo para el chavismo y en especial para cada uno de ellos en lo personal porque ascendieron a lo más alto que podían aspirar en la rama del derecho, pero a la larga la falta de formación y excesiva complacencia con el ejecutivo podría significarles la cárcel. Entérate por qué.

La “rectificación” del Tribunal Supremo de Justicia sobre las dos sentencias que terminaban de aniquilar a la Asamblea Nacional generaron más polémica que el golpe inicial.

De acuerdo con lo contemplado en el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, después de pronunciada una sentencia definitiva no podrá ser revocada por el propio Tribunal que dictaminó la decisión. No obstante, fue el propio TSJ quien “enmendó” los deslices cometidos en las sentencias 155 y 156, que limitaban la inmunidad parlamentaria y dejaban sin funciones legislativas a la Asamblea.

El apartado legal es bien específico: El Tribunal solo podrá aclarar aspectos dudosos de la sentencia que emitió o en todo caso, ampliarla, hasta tres días después de pronunciado el dictamen y eso solo si alguna de las partes involucradas en la sentencia hace esa solicitud el propio día de la sentencia o, como mucho, el día siguiente.

Las sentencias 155 y 156 fueron publicadas el 28 y 29 de marzo respectivamente y no fue sino hasta el viernes 31 cuando los magistrados del TSJ después de reunirse con Maduro, salieron corriendo a la sede del organismo judicial a corregir la metida de pata pero como son magistrados exprés que no contaba a esa hora de la madrugada con la asesoría necesaria a esas horas, terminaron cometiendo un error mayor al original.

Relacionados  Los conspiracionistas. Otra interpretación de lo que ocurre con la Fiscal, el TSJ y Maduro

En horas de la madrugada del sábado, totalmente fuera de lapso y contraviniendo las leyes aparecieron publicadas las sentencias 157 y 158 que lejos de corregir las violaciones a la carta magna, no hacían más que profundizarlas, de allí que futuro de estos magistrados exprés es cada vez más incierto para ellos.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: