diosdado_bombas_helicoptero

(13/04/2017) Tal parece que Diosdado tiene temor de que su gobierno revolucionario  haya ganado los méritos suficientes para ser enjuiciado en la Haya y por eso comienza a negar lo que todo el mundo vio: el lanzamiento de bombas lacrimógenas desde un helicóptero.

Los hechos no mienten y los videos son contundentes en cuanto a la veracidad de que los organismos del Estado estaban lanzando bombas lacrimógenas desde un helicóptero que sobrevolaba la avenida Francisco Fajardo y El Rosal. Tal fue la contundencia que el defensor del pueblo, Tarek Saab se desmarcó rápidamente de este criminal hecho condenándolo. Igual pronunciamiento hicieron otras personales del país como Ramos Allup, Capriles Radonsky, el Cardenal Urosa y otros, pero Dios dado Cabello ha decidido tapar el Sol con un dedo tratando de negar lo innegable.

En efecto, el moderador del programa “Con el Mazo Dando”, Diosdado Cabello, rechazó este miércoles que desde el helicóptero de la PNB se hayan lanzado bombas lacrimógenas en pasado lunes en Caracas. Así lo dijo en su programa de TV, acompañado de un personaje gris, Aristóbulo Istúriz.

“Ellos son terroristas y hay que tratarlos como terroristas… ellos dicen, Aristóbulo, unas cosas solo para que el mundo se impresione. Ellos ponen un video y un helicóptero volando y dicen: están lanzando granadas de gas lacrimógeno desde los helicópteros”.

“Bien zoquete el que busque lanzar una granada desde un helicóptero”, agregó Aristóbulo haciéndole coro.

Cabello entonces trajo a colación la argumentación del ministro Néstor Reverol, quien dijo: “Es inviable que el helicóptero de la PNB haya sido desde donde se lanzaron las bombas lacrimógenas que se ven caer en el video. De ser así, hubiesen caído en otro lugar por distancia oblicua, velocidad y dirección de desplazamiento de la aeronave. Física elemental”. Y luego Cabello precisó: “Se los voy a decir desde el punto de vista del sentido común: está prohibido que alguien en una nave manipule gases lacrimógenos o granadas de cualquier tipo”.

Luego Cabello explicó: “El general Reverol dio la razón técnica… pero es absolutamente impensable que alguien pueda lanzar, solo por seguridad de quienes van piloteando un helicóptero, que alguien pueda manipular una bomba lacrimógenas en un helicóptero. Es impensable porque imagínese que yo voy a manipular una granada, tengo que sacarle la espoleta. Imagínese que en ese momento el helicóptero se mueve y yo suelte la granada. Imagínate. Es ridículo pensar que alguien puede lanzar una granada… además, que nosotros no somos asesinos porque muy claro está que si usted lanza una granada desde un helicóptero y eso le cae en la cabeza a alguien, lo va a matar. Nosotros no somos asesinos. Nosotros no somos como ellos”.

De modo que el hecho queda sin investigar porque a pesar de que existen cientos de testigos y videos que registran lo ocurrido, la palabra de uno de los sancionados por EE.UU. ppr estar incurso en actividades de narcotráfico, es mas que suficiente. Así es la revolución.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: