GrusenyCanelon_GNB

(14/04/2017) En días pasados, Padrino López dio unas descaradas declaraciones donde afirmaba que “el que quiera manifestar puede hacerlo como dice la Constitución, pacíficamente y sin armas, eso no se toca ni con el pétalo de una rosa (…) pero cuando esto deja de ser pacífico se pierde el derecho a manifestar”. Parece que le faltó agregar que también se pierde el derecho a la vida porque después de sus declaraciones, en apenas tres días han ocurrido tres viles asesinatos a manos de la GNB, PNB y paramilitares solamente en el estado Lara.

Los caídos a manos del régimen de Maduro son Miguel Ángel Colmenares, Brayan Giménez y Gruseny Canelón.

A Gruseny Antonio Canelón, en particular lo mataron con un tiro a quemarropa desde aproximadamente 50 centímetros de distancia, así lo afirmó Jesús Guarecuco, el doctor que lo atendió en el Hospital Central de Barquisimeto.

Además, recibió varios disparos de perdigón por parte de un funcionario de la Guardia Nacional, agregó el médico.

“Tenía prácticamente un boquete de 7 centímetros de diámetro en la región torocoabdominal derecha. Tuvo lesión hepática, lesión renal, en el colón; se tuvo que quitar la mitad del colón (…) Tenía un hueco grandísimo en el diafragma”, detalló.

Guarecuco indicó que a Canelón le practicaron una cirugía de urgencia. Era necesario hacerle una segunda operación, “pero duró mucho tiempo para que le pudiera llegar la (donación) sangre. Lamentablemente falleció. Se hizo lo imposible para poder atenderlo”, señaló el médico.

Gruseny Canelón, que tenía 31 años de edad, murió en la madrugada de este jueves luego de haber sido herido de bala el pasado martes durante una protesta que se realizó en la avenida Ribereña, en Barquisimeto, estado Lara.

Con el de Canelón, ahora son tres las personas que han muerto en Lara en manifestaciones. Los otros eran Miguel Colmenares, de 36 años, y un menor de edad de 14 años; el primero falleció en la calle 59 de Barquisimeto tras recibir 11 disparos, y el segundo en el Hospital Central Antonio María Pineda, después de haber recibido un impacto de bala cuando estaba en la urbanización Yucatán.

Por lo pronto, el defensor del pueblo Tarek Saab aseguró este jueves que la muerte de Miguel Ángel Colmenares, Brayan Giménez y Gruseny Canelón durante los hechos violentos en las manifestaciones de Lara no quedarán impunes.

Desconocemos si la actuación de le Defensoría llegará a los más altos niveles de la GNB responsables de dar la orden de disparar contra manifestantes o si solamente se limitará a poner a algunos GNB presos mientras todo se “olvida”.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: