13Abril_PuenteLlaguno1

(15/04/2017) Como cada 13 de abril, el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) convocó a una concentración en el Puente Llaguno para conmemorar el regreso del presidente Hugo Chávez al poder en el años 2002, tras el golpe de Estado del 11 de abril del mismo año. El acto, que año tras año reunía a los militantes del chavismo, este año no contó con una multitudinaria participación.

La llovizna caía. No una lluvia torrencial como el 4 de octubre de 2012 cuando Chávez hizo aquel apoteósico cierre de campaña, sino una llovizna y, sin embargo, los alrededores de la tarima seguían solos. No es que no hubiera nadie, sino que los grupos que había estaban a la expectativa, aguardando la llegada multitudinaria de sus compañeros. La mayoría de las personas esperaban bajo los toldos preparados en el puente para la ocasión.

Unos animadores intentaban amenizar el gris ambiente y un grupo de adeptos respondía a las consignas, mientras otros callaban. A las 11:00 am, entre las personas corría el rumor de que a mediodía llegaría el presidente Nicolás Maduro al lugar y al rato señalaron desde la tarima que estaban esperando por una marcha que iba en camino para empezar el acto.

“¡Que toquen, que toquen, que toquen cacerolas!”, gritaba un animador desde la tarima.

“¡Que pa’ sacá a Maduro tienen que echarle bolas!”, respondía la manifestación.

Pero los gritos, una cuadra más abajo, no se escuchaban.

A las 12 del mediodía llegó Jorge Luis García Carneiro, gobernador del estado Vargas. Pasó acompañado de unos 10 hombres, estrechando manos y dando abrazos y de ahí para la tarima. Aquel fue el único dirigente del Psuv con el cargo público más alto que llegó a la manifestación, a la que se ausentó casi toda su dirigencia: Ni Nicolás Maduro, ni Tareck El Aissami, ni Diosdado Cabello, ni Héctor Rodríguez, ni Elías Jaua, ni Jorge Rodríguez, ni Aristóbulo Istúriz asistieron a la concentración.

Ver articulo completo en El Pitazo

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: