Onu_Vzla_siria

(18/05/2017) El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas discutió este miércoles a puertas cerradas la crisis venezolana a pedido de Estados Unidos, cuyo representante ante ese organismo, Nikki Haley alertó el miércoles en la ONU que Venezuela podría seguir el camino de países como Siria si la inestabilidad sigue creciendo y no se respetan los derechos humanos.

Hablar de Venezuela en el Consejo fue un intento de “prevención” porque “ya hemos ido por este camino antes, con Siria, Corea del Norte, Sudán del Sur, con Burundi, con Birmania”, dijo a periodistas la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

“Claramente estamos empezando a ver una grave inestabilidad en Venezuela”, indicó.

La crisis “no está mejorando, está empeorando y lo que estamos tratando de decir es que la comunidad internacional necesita decir ‘respeten los derechos humanos de su pueblo’ o esto irá en la dirección a la cual hemos visto a tantos dirigirse”, advirtió.

Haley asegura que Venezuela está “al borde de la crisis humanitaria” y que la comunidad internacional debe trabajar de manera conjunta para garantizar que el presidente Nicolás Maduro “devuelva la democracia al pueblo”.

La oposición venezolana exige elecciones generales y rechaza una Asamblea Constituyente “popular” convocada por Maduro, por considerarla un “fraude” con el que busca perpetuarse en el poder.

“Manifestantes pacíficos han sido heridos, arrestados e incluso han muerto a manos de su propio gobierno. No se encuentran medicinas, los hospitales no tienen suministros y es difícil hallar comida”, dijo Haley.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se declaró por primera vez muy preocupado por Venezuela y dijo que está en contacto con varios mediadores para facilitar una salida a la crisis.

“Venezuela es para mí una gran preocupación” por las dificultades políticas y la violencia pero también por sus “gravísimas dificultades económicas y sociales”, dijo Guterres el miércoles en una conferencia de prensa en Estrasburgo, Francia, junto al presidente del Parlamento Europeo.

Sin embargo, para Venezuela y otros países como Bolivia y Uruguay, la discusión en el Consejo no es necesaria porque aseguran que no hay riesgos para la paz o la seguridad internacional.

Con información de El Nuevo Herald

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: