tsj_sancionados

(19/05/2017) Cuando en diciembre del 2015, Diosdado, Maduro y otros líderes del PSUV decidieron seleccionar unos abogados chavistas sin credenciales para ser designados como magistrados del TSJ con el propósito de atornillarse en el poder, sabían que estaban violando la constitución pero ignoraban que estaban cavando su tumba.

Después más de quince meses de haber cometido reiterados delitos contra la constitución anulando casi todas las leyes promulgadas por la AN y haber dado un autogolpe constitucional que ha sumido al país en una crisis sin precedentes, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro (OFAC) ha decidido aplicar fuertes sanciones contra el presidente del TSJ y siete son de la Sala Constitucional.

La OFAC agregó a su nueva lista de sancionados chavistas al presidente del TSJ, el magistrado ex presidiario, Maikel Moreno, el ex diputado del PSUV, Calixto Ortega, Luis Armando Damiani, Arcadio Delgado, Gladys Gutiérrez, Juan José Mendoza, Lourdes Suarez y Carmen Zuleta.

El Departamento de Tesoro explica que las sanciones se dan por las sentencias publicadas en el último año que usurpaban las sanciones de la Asamblea Nacional. Los magistrados exacerbaron la crisis económica, producto de la mala administración y corrupción, al “interferir constantemente con el poder legislativo”, aseguró el secretario de tesoro Steven T. Mnuchin. Indicó que estas acciones se dan con el fin de apoyar al pueblo venezolano “en su empeño por proteger y hacer progresar la gobernabilidad democrática”.

¿Qué significa estar en la lista OFAC?

El portal Runrunes detalló en un trabajo cuáles son las consecuencias de entrar a la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

  1. Que funcionarios del alto gobierno se encuentren incluidos en las listas OFAC es una instrucción inmediata al sistema financiero mundial y cada banco debe inmediatamente activar filtros para detectar si los nombres de esos ciudadanos venezolanos mantienen cuentas en dicha institución, y deben proceder a congelar esos fondos y evitar cualquier movilización o brindar nuevos productos y servicios a estas personas.
  2. Las instituciones financieras a nivel mundial, con cada nuevo nombre que es sumado en la lista OFAC, estudian si esa persona es cliente y mantiene una cuenta. También debe revisar si aparece asociado a alguna compañía como administrador, accionista o firma autorizada para movilizar sus fondos. Luego también se activa una revisión retrospectiva para evaluar si esa persona que tuvo cuenta en un banco a su vez se relacionó con otros clientes. Su cuenta de donde se alimentó. Qué empresa en Venezuela le transfirió fondos y por qué concepto. A quién él le ha emitido pagos (cheque o transferencias) y entonces comienza a armarse una matriz de personas naturales y jurídicas relacionadas con este personaje OFAC y todos ellos pasan a ser considerados clientes de alto riesgo y les sobrevienen a su vez investigaciones y rastreo de fondos que terminarán por limitar su movilidad financiera internacional.
  3. Si alguna institución a nivel mundial permite que personas de la lista OFAC operen, corre el riesgo de ser considerada cómplice o facilitadora en la legitimación de capitales provenientes de algún delito.
  4. Es común que a los incluidos en la lista OFAC les cierren las cuentas bancarias, así como a sus beneficiarios o cercanos. Esta drástica acción podría ser apelada por los afectados, que tendrán que ponerse a derecho y demostrar su inocencia para poder ser excluidos de la Lista OFAC.
  5. Toda persona incluida en lista OFAC verá como poco a poco pierde sus instrumentos financieros (cuentas, tarjetas de crédito, acceso a financiamiento, medios electrónicos de pago).
  6. La lista OFAC  prende las alarmas en las aduanas, aeropuertos y puertos a nivel internacional. Esa persona marcada como individuo OFAC también perderá la movilidad internacional.
  7. Si esas personas tenían capitales a su nombre o en empresas donde figuraban como accionistas, directores o representantes, no podrán repatriar esos capitales.
  8. Si a estas personas se le confiscan bienes en el extranjero, para poder disponer de ellos tendrán que demostrar que son bienes obtenidos de manera lícita, en el país donde se encuentren sus activos. Si esto no ocurre, el Estado venezolano debería presumir que dichos capitales son producto de actividades ilícitas y tendría derecho a pedir su reintegro.

Ver lista comleta en el Departamento del Tesoro

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: