JoseJoaquinCedilloMoreno

(27/05/2017) José Joaquín Cedillo Moreno casi nunca apareció en la televisión de Venezuela pero su nombre figuraba en numerosos anuncios oficiales como el adalid de una campaña de multas, reparos y cierre de empresas por evasión de impuestos durante los primeros años del gobierno del presidente Hugo Chávez.

En su condición de gerente de Contribuyentes Especiales del Seniat, el organismo recaudador de impuestos de Venezuela, Cedillo fue clave para imponer multas a las cadenas que incomodaban al gobierno, como Radio Caracas Televisión y Globovisión, y para el cierre temporal de las compañías petroleras Shell, Chevron y Total y de empresas como Colgate Palmolive.

Hoy Cedillo vive en el imperio que tanto condenaron sus exjefes. Tiene a nombre de una de sus sociedades una casa de más de 1.3 millones de dólares en un conjunto cerrado de Doral, al sur de Florida; hace unos meses vendió un apartamento en un edificio de Brickell Avenue, cuenta con una oficina de negocios, viaja por el mundo con su esposa, exfuncionaria del Seniat, y no oculta en las redes sociales sus gustos por los automóviles Mercedes Benz deportivos.

Es uno de los numerosos exfuncionarios de la revolución bolivariana que se han establecido en Estados Unidos, apostándole al olvido del discurso antimperialista y a la tolerancia de quienes fueron testigos de sus acciones. Cedillo se considera una excepción. Según le dijo a Univision, él fue un empleado de carrera administrativa que empezó en el gobierno del presidente Rafael Caldera (1994-1999) y que tal condición no lo hace representante de una administración en particular. “Usted está confundido. Yo no era funcionario público sino empleado de carrera. No trabajaba para el gobierno de Chávez sino para el Estado venezolano’’, afirmó Cedillo.

Sus colegas recuerdan a Cedillo como un empleado de bajo perfil con una amplia preparación técnica que se granjeó la confianza del director. “Todo lo que pedía Vielma Mora, se lo concedía, era su gerente estrella’’, comentó un excolega. El problema es que lo que pedía Vielma Mora no eran necesariamente acciones libres de motivaciones políticas. “Vielma Mora y Cedillo hacían con discreción y disimulo todo lo que se ordenaba desde la presidencia, no dejaban quedar mal a Chávez’, agregó la fuente.

Según varios líderes de la oposición, Chávez utilizó el Seniat para perseguir políticamente a sus críticos y silenciar a los medios que cuestionaban su gestión. “Ese tipo Cedillo era el garrote de Vielma Mora en este proceso de persecución tributaria por razones políticas’’, comentó a Univision Investiga, Miguel Ángel Rodríguez, director de ‘La Entrevista’ (RCTV), el programa más visto en la televisión venezolana entre los años 2005 a 2007.

Miguel Ángel sostuvo que Cedillo intempestivamente lo incluyó en el rango de contribuyentes especiales sin que él tuviera los altos ingresos que se requieren para esa categoría. “No me dejaron reaccionar, me llegó otra circular diciendo que me estaban haciendo una fiscalización de los últimos cuatro años como contribuyente especial. Si yo no era contribuyente especial’’, afirmó Rodríguez quien continúa trabajando en Venezuela.

Un desastre que Rodríguez, periodista, continúa reportando desde Venezuela. “Creo que el hecho de que se hayan ido [los exfuncionarios de Chávez] a Estados Unidos, a Europa, a gozar la buena vida, da cuenta de que lo que hicieron fue un gran ultraje’’.

Ver artículo completo en Univisión incluye video con mayor información

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: