infiltrado_cesar_pereira

(29/05/2017) El espionaje que el gobierno de Maduro ha emprendido contra los manifestantes opositores que consiste en tomar fotos de allegados y amigos en los funerales de las víctimas de la represión,  se ha tropezado con serios inconvenientes este fin de semana.

El primer campanazo lo recibieron este sábado cuando los vecinos que se encontraban rindiendo un homenaje póstumo a Manuel Sosa en Valle Hondo, Lara, se percataron de un sujeto desconocido que se encontraba tomando fotos a los asistentes al sepelio. Este hecho tuvo un dramático desenlace que fue condenado mayoritariamente por todo el pueblo venezolano.

El segundo campanazo lo recibieron este mismo domingo cuando dos funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) fueron detectados mientras hacían labores de espionaje en el homenaje póstumo realizado a César Pereira en la ciudad de Lechería, estado Anzoátegui.

Los dos efectivos fueron atrapados, golpeados y desnudados por la sociedad civil. Estos dos efectivos corrieron con mejor suerte ya que fueron entregados a la policía en perfecto estado con algunos rasguños, completamente desnudos pero con vida.

Cesar Pereira fue asesinado como consecuencia de un impacto de metra que recibió durante la manifestación antigubernamental del sábado y falleció en horas de la mañana del día de domingo. Ante ello los habitantes de la localidad realizaron una vigilia en su honor y en esa actividad detectaron a los infiltrados.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: