Saren-lavado_dinero3

(09/06/2017) A raíz del incendio ocurrido el pasado miércoles en la sede del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) ubicada en la Av. San Felipe de la Castellana, el gobierno anunció la suspensión de sus servicios (incluyendo apostilla) en todos los registros y notarías de Venezuela por verse afectada la plataforma tecnológica.

“Saren suspende los servicios (incluyendo la apostilla) en todo el territorio nacional al ser quemado el servidor de datos en la sede central”, detalló a través de Twitter.

Sin embargo varias voces de alerta se levantaron en torno a este hecho entre ellas la abogada Rocío San Miguel, quien denunció que el hecho debe investigarse porque es Inexplicable que tengan un solo servidor de datos sin más seguridad. Más adelante agrega en su cuenta Twitter que esta es una práctica muy antigua para borrar la memoria legal de la propiedad.

A través de las redes sociales está circulando una denuncia reproducida por la periodista Maibort Petit en Miami Diario, donde se ahonda en detalles interesantes acerca de este extraño hecho.   La denuncia dice que quemaron el servidor y data del SAREN por instrucciones de Daniel y Pamela Peña, funcionarios cercanos al vicepresidente, Tareck El Aissami.  

Señalan los denunciantes que un funcionario de nombre, Nelson José García, antiguo director de Administración del Ministerio de Interior y Justicia, (en tiempos de El Aissami), es el responsable de ejecutar la orden de desaparecer la data digital de los Registros y Notarías claves del país. La idea es asentar en los libros de Registros, de manera manual, los documentos de cientos de propiedades compradas recientemente para que aparezcan como si hubiesen sido adquiridas tiempo atrás y evitar dejar evidencias de las compras que se están haciendo en los últimos meses.

La denuncia señala que en las Notarías y Registros claves del país se está ejecutando la medida para borrar todas las evidencias que arrojen dudas en el futuro sobre la compra de propiedades por parte de funcionarios del gobierno o sus subalternos. Las compras irregulares estarían relacionadas con el lavado de dinero proveniente de la corrupción y el narcotráfico.

Aseguran los denunciantes que Carlos Luis Franco, actual Registrador Mercantil Tercero de Barcelona, al igual que Elio Bellorín están colocando todas las propiedades recientemente adquiridas en los libros de años y décadas anteriores. Al forjar los libros no dejan evidencias, reiteran los denunciantes.

Esta es la razón por la cual el SAREN informó la suspensión temporalmente de los servicios de Registros y Notarías.

Esto es lo que está detrás de la supuesta quema del servidor general, aseguran los denunciantes que piden mantener anónima su identidad. .*.* Afirman que Nelsón José García ordenó quemar un disco duro falso para poder quedarse con el original y tener la data para chantajear a los incursos en los delitos, que pretende borrar sus crímenes con la desaparición de la data digital del SAREN.

Denuncian que en la sede de la Castellana la situación es grave y que la mayoría de los libros han sido forjados. Lo mismo ocurre en la sede el Cubo Negro (Caracas) donde la registradora es la hija de José Vicente Rangel. La barrida de data se dio de igual manera en el Registro de El Hatillo a cargo de la registradora de nombre, Yadira.

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: