PadreFortea

(25/07/2017) El padre José Antonio Fortea Cucurull, sacerdote y teólogo español especializado en el campo del exorcismo, la posesión y el infierno, dijo hace unos días a Maduro: “Eres un asesino y estás maldito”.

Su interés por todo lo que está ocurriendo en Venezuela lo ha llevado a dar declaraciones y publicar artículos de interés en su blog personal. En esta oportunidad preocupado por los rumores de que en Venezuela se esté gestando un diálogo, el padre de manera contundente invita a los venezolanos a no descansar en la luchas hasta que el demonio caiga.

A continuación su artículo:

Churchill sentándose en la silla de Hitler en las ruinas de la Cancillería

churchill_hitler

¿Llegará el momento de sentarse a dialogar con Maduro? No. Rotundamente, no. Eso ya se hizo, las movilizaciones se desactivaron y Maduro no cumplió nada de aquello a lo que se comprometió. La última vez que se dialogó con él ya era muy dudoso, pero que muy dudoso, darle ese voto de confianza al dictador.

Hacerlo otra vez más sería de necios. Repetir ese error en el que está en juego vuestra libertad significaría desactivar las movilizaciones a cambio de nada. Porque al final, no os dará nada por más que se comprometa con fechas a elecciones o lo que sea.

Ya no hay nada que negociar. No hay ninguna razón para sentarse a hablar. Se sienta uno a hablar y pacta algo, cuando el interlocutor merece alguna confianza. No se negocia nada con el que tienes plena seguridad de que no cumplirá nada.

Cuando el dictador se vea agobiado, pedirá sentarse a parlamentar. Prometerá todo. Os dirá que ha captado el mensaje del Pueblo, que ha cambiado. Decidle que lo único que hay que sentarse a dialogar es el tipo de avión en el que quiere huir o si prefiere ser juzgado en el mismo país.

Una última cosa: tened la plena seguridad de que la policía, detrás de los cascos, detrás de los escudos, tiene miedo. La policía tiene miedo, porque saben que están apuntalando un régimen que se derrumba. Los generales tienen miedo, mucho miedo. Todos los cómplices están viendo cómo se está llegando a ese punto a partir del cual los soldados se niegan a disparar sobre el pueblo, los agentes de policía abandonan sus puestos y los ladrones recogen en casa sus pertenencias en una maleta a toda prisa.

Hay sufrimiento en el pueblo, sí. Pero el miedo está en los rostros de los hombres armados.

No podéis cejar en vuestra lucha. Si abandonáis no tendréis futuro. Seréis un pueblo preso. Si queréis vivir toda vuestra vida sin ilusión, pobres y con unos gordos obesos que os roben, os encarcelen y os torturen, entonces sí, abandonad las calles y dejad que esa caricatura de ser humano, que esa pantomima de gobernante, siga apareciendo en vuestros televisores día tras día, año tras año, decenio tras decenio.

Maduro parece empeñado en tener un final tan ridículo como el Nerón con la lira. Parece empeñado en que miles de Petronios, véase Quo Vadis, le digan en el penúltimo día algo así como:

¡Salud, augusto, y no cantes; asesina, pero no hagas versos; envenena, pero no bailes; incendia, pero no toques la cítara!

Y es que lo más desmoralizante para los venezolanos es no tener frente a sí a un Hitler o a un Stalin, sino a un bufón.

Blog del padre José Antonio Fortea Cucurull

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: