4RectorasCNE

(24/08/2017) Enfrentándonos a uno de los más complejos panoramas políticos en la historia republicana de nuestra nación, luego de más de 130 días de protestas continuas exigiendo elecciones ya, y el respeto a los derechos de los venezolanos, la Unidad Democrática decidió en pleno participar en las elecciones a Gobernadores convocadas por el mismo CNE y con las mismas reglas de la dictadura a la que protestamos.

Lo que no será igual al fraude constituyente, serán los votos que sí saldrán a expresar su voluntad de un pueblo humillado bajo la bota del hambre, miseria, corrupción, represión, inseguridad y desabastecimiento de alimentos y medicamentos. Las mayorías se demuestran con votos, no con balas, y así será como lo demostraremos.

Al decidir participar, la errónea comunicación política de la Unidad, aunado a sus detractores comunes desde un teclado, generaron en la opinión pública diversas matrices de opinión que solo favorecen a quienes no desean contarse, a los cómplices de Nicolás.

Una de esas matrices de opinión está en legitimar al actual CNE –sede del PSUV–, y por ende, a sus macabras Rectoras. Pues árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza.

Debo recordar, como ciudadano, por qué están las 4 rectoras del CNE ahí. Y para eso me remonto a la sesión de la Asamblea Nacional del 15 de diciembre del 2016, sesión en la cual serían designados nuevos Rectores y por la falta –injustificada– de 3 Diputados de la bancada unitaria, su designación fue obstruida, por ende, dejada en manos del Tribunal Supremo de Injusticia.

¿Quiénes fueron estos diputados?

Permítanme recordar: Adolfo Superelano (UNT), Ricardo Fernández (AD) y William Barrientos (UNT).

Diputados_traidores

Anterior a esto, los venezolanos habíamos sufrido el asesinato del Referendo Revocatorio por parte del mismo CNE que “pronto” sería cambiado. Cambio que nunca sucedió. Y que al salir en libertad un pseudolíder populista, acusado de corrupción, pudimos entender los venezolanos que el negociar la libertad individual, pudo más que la libertad de 30 millones de ciudadanos sumidos en penurias.

No solo impidieron la designación del CNE y vendieron el Referendo Revocatorio para que saliera libre el “si a mí me matan y yo me muero”, también desconocieron a la Asamblea Nacional electa por 14 millones de venezolanos cuando firmaron un presupuesto inconstitucional como pago por los favores concedidos por Nicolás Maduro. La alcaldía de Maracaibo por ejemplo, que sí firmo.

Y si debemos hablar de Maracaibo, cuando creíamos que sólo era negociación interna en la residencia oficial del Gobernador, nuestros ciudadanos deben ser testigos de cómo el Consejo Municipal le entrega la mayor condecoración civil al Gobernador Arias Cárdenas. Sí, la mayor condecoración civil a quien meses después sería el responsable de la mayor represión vista en el estado Zulia.

El zuliano regionalista, que ha sido testigo de cómo en Maracaibo se coquetea constantemente con el mismo gobierno de hambre que solo defiende sus intereses y su permanencia en el poder, no cree y creerá en dirigentes que dicen defender al pueblo, cuando han venido a la política a servirse de ella, y no a servir al ciudadano. Para el pueblo zuliano, es público y notorio que entre populistas se entienden.

Los cómplices de Nicolás, se equivocaron si pensaron que el pueblo olvida, tal vez sí, pero no perdona. Pues quienes sí estamos conscientes de la tragedia que vive nuestra Venezuela, tenemos la obligación y el compromiso de seguir en la calle, luchando sin miedo en un verdadero acto de protesta, de rebelión y resistencia.

Nuestros Candidatos a Gobernadores, deben ser electos en primarias, y esos que sin medias tintas han luchado por la libertad, que defienden los intereses de nuestros estados y su gente, deben resultar electos por la voluntad del pueblo. Los mismos que se autoproclaman “demócratas”, no querían primarias, pues el “consenso” era su única alternativa para –al igual que el régimen- no contarse. Esta, no es una campaña para pasear cual reina de carnaval. Pues no estamos de fiesta.

No puede llegar a una gobernación quien esté en complicidad con el Dictador. No puede representar a la Unidad quien haya caído en la tentación de negociar intereses y beneficios personales a cambio de la permanencia de los responsables de más de 25.000 muertes al año por inseguridad.

En todas las regiones que hoy desgobierna el PSUV, es una región que debemos recuperar. Lara por ejemplo, es una región que la verdadera oposición debe recuperar. Las regionales no son más que, la oportunidad de demostrar en resistencia, pero con votos, que el pueblo no quiere más dictadura. Asumiendo que nunca podrán doblegar el espíritu pacífico y democrático de los venezolanos.

Quienes luchamos de frente en contra de la Dictadura no podemos solos, pero unidos, somos invencibles. Es el tiempo de cerrar ciclos y darle fin a la historia de populismo y sectarismo. Viene lo bueno, viene lo mejor.

Por Orlando Chacón en Tal Cual   @OrlandoChacon

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: