gnb-maiquetia-rateros

(15/09/2017) Múltiples denuncias diariamente formulan pasajeros que viajan al exterior a través del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, pues la GNB, uno de los cuatro componentes de las FANB, en lugar de garantizar la seguridad aeroportuaria  en beneficio de la nación y de sus ciudadanos, se dedican a sembrar el terror en los pasajeros extorsionándolos con el propósito de quitarles dólares y pertenencias.

La situación ha llegado a tal extremo que la periodista Elyangelica González ha solicitado a través de su cuenta Twitter que los afectados envíen sus denuncias a su correo personal [email protected] y serían tratados con extrema confidencialidad.

La periodista  aún no ha revelado la información recibida pero sí ha adelantado el siguiente mensaje: “Si ven testimonios de víctimas de extorsión por parte de la GN en Maiquetía se les cae la quijada. Los sigo leyendo”.

No obstante, a través de Twitter ya son múltiples los casos de extorsión que la GNB y funcionarios de aduana realizan contra los pasajeros. Daniel Blanco indica que la nueva trampa caza bobo en Maiquetía  es esta: “Para tener una cámara en equipaje de mano hay que tener un permiso, si no tiene que dejarla acá”.  


Pero también hay casos donde estos funcionarios han sido capturados infraganti como es el caso de la funcionaria de Seguridad Aeroportuaria identificada como Fabiola Yaret Conde Batista (43), fue capturada infraganti cuando intentara cobrar  a un pasajero la cantidad de 100 dólares para permitirle abordar su vuelo hacia un destino nacional. A Conde Bastista la mandaron directo al INOF pero esta practica delictiva continua muy fuerte en Maiquetía como se puede ver en el siguiente relato:

“Debo bajar del avión a efectuar un chequeo del equipaje de mano”. Ese mensaje de WhatsApp que recibí a la 1:00 de la madrugada del domingo por parte de un familiar me alertó sobre la pesadilla que se avecinaba.

Luego de efectuar el chequeo de su itinerario de su viaje (Caracas-Panamá-Santiago) en el stand de Copa Airlines, ubicado en el Aeropuerto “Simón Bolívar”, se despidió de sus parientes y amigos e ingresó al área migratoria.

Después de 40 minutos de espera, le tocó el turno. Llegó hasta el punto de control establecido por funcionarios de la Guardia Nacional (GN). Avanzó hasta el escáner corporal y luego retiró su equipaje de mano, que también fue evaluado simultáneamente.

Antes de seguir desplazándose a la taquilla de verificación de migración, se detuvo a colocarse sus zapatos y una efectivo de la GN le indicó que debía abrir su maleta. Comenzó a revisar minuciosamente el equipaje y le efectuó varias preguntas. ¿Usted por qué lleva esa documentación, no piensa regresar al país? ¿Usted es otra de esas personas que abandonará la nación?

Se limitó a responder: “Voy a regresar”, y siguió caminando hasta la taquilla de verificación de migración. Un funcionario del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería le solicitó su pasaporte y el boleto. Luego de varias preguntas, le selló el documento migratorio y le deseó buen viaje.

Caminó hasta la puerta número 14 para abordar su vuelo. Subió al avión sin inconveniente. Minutos después, la azafata se le acercó al asiento y le comentó que debía descender del avión para una nueva revisión del equipaje de mano.

Descendió de la aeronave y se trasladó con otros 13 pasajeros a las puertas 12 y 13 de la terminal internacional. Allí, unos efectivos de la GN le indicaron que debía abrir la maleta para un chequeo más profundo.

Abrió la maleta y el GN comenzó la revisión. Una vez concluido el examen le indicó que le entregara también su bolso de mano. Ella le entregó la cartera y el militar repitió el procedimiento. No obstante, los resultados no fueron los mismos.

SE ROBAN LOS DÓLARES

El militar le destruyó una tarjeta de crédito y la despojó de cierta cantidad de dinero en moneda estadounidense. Ella le preguntó el motivo de la acción y el militar le dijo: “sí quiere viajar debe colaborar… Ustedes se van del país y nosotros nos tenemos que quedar para defender la patria”.

Luego otro militar se le acercó y le comentó: “Deja a la muchacha porque va a perder el avión. Además, ya colaboró”. Agarró la maleta y corrió hasta el avión. Otros cinco pasajeros no regresaron. El vuelo sufrió un retraso de 30 minutos aproximadamente.

Ese es uno de los procedimientos delictivos que aplican efectivos de la GNB en el aeropuerto de Maiquetía. La mayoría de las víctimas no denuncia para evitar perder su vuelo, así como por miedo a represalias.

Con información de El Cooperante y redes sociales

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: