miguel_salazar_rafael_ramirez

(15/10/2017) El legado de Rafael Ramírez ¿Está o no en minusvalía la industria petrolera venezolana? En 1997, PDVSA producía 3.226.000 barriles diarios. Para el momento en que Ramírez asume la presidencia de la empresa (2004), la producción estaba en 2.580.000 de barriles diarios (una baja de 20% que implicaba una disminución similar en el ingreso nacional). Al momento de ser relevado como presidente de PDVSA (2014), Ramírez deja números de 2.373.000 barriles diarios (lo cual significa un decrecimiento de 8% más con respecto a cómo Ramírez recibió la industria).

Después viene lo que pueden ser considerados como coletazos que se le endosan al ingeniero mecánico egresado de la ULA en 1989 (casi con 30 años de edad a cuestas, lo cual significa que su paso por la universidad no fue promisorio), después de Ramírez la producción continuó descendiendo vertiginosamente, hasta llegar a 1.932.000 barriles diarios (2017), casi 40% menos a lo producido en 1997.

No olvidemos que la plataforma familiar montada por RR en PDVSA ha permanecido intacta bajo la egida de Eulogio Del Pino. La pérdida de la producción es evidente, y ello, aunado a la caída de los precios y el manejo virreinal de la deuda de PDVSA, lleva a nuestra primera empresa a una sala de cuidados intensivos.

Nadie se explica cómo teniendo una pobre actuación al frente de la industria petrolera, desde diciembre de 2014, hoy Rafael Ramírez sea el  representante permanente de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas. Ello no hace sino expresar toda una larga cadena de “exilios dorados” de funcionarios ineficientes, cuyos destinos terminaron siendo la carrera diplomática, donde, irónicamente, tampoco son descollantes.

Rafael Ramírez y La Corrupción

La gestión de Ramírez en PDVSA estuvo siempre emparentada con la corrupción; durante su mandato sobresalieron súbitos magnates y sus no menos súbitas fortunas. Sus familiares más cercanos (esposa, suegra, cuñados y primos) se beneficiaron ostensiblemente con bonos, asesorías jurídicas y actividades de aseguradoras.  Por cierto, uno de ellos es señalado en un cable revelado por Wikileaks, de haber ejercido coacción en contra de los proyectos relacionado con la ley de patentes, la cual frenaba a las farmacéuticas.

En un artículo de opinión publicado el pasado 10 en el portal Panorama.com.ve Ramírez deplora la situación nacional, refiriéndose así: “Los enemigos de nuestro país, justamente, quieren crear una sociedad caótica, invivible. Por eso, el Estado debe actuar, restablecer los equilibrios: económicos, políticos, sociales. La oposición debe dejar de manipular y destrozar las esperanzas de sus seguidores o partidarios, dejar su insensatez de lado y pensar en el futuro del país”; asimismo, como si jamás hubiera quebrado un plato, el ex presidente de PDVSA remata asegurando: El Gobierno debe mejorar su gestión en la resolución de los problemas diarios, cotidianos. La economía, sí, la economía es el centro de la confrontación de los modelos, debe ser la prioridad, hay que hacer del socialismo una propuesta “humanamente gratificante”, como decía Chávez, no puede estar asociada al caos, la vulgaridad, la confrontación.

¿Qué insinúa Ramírez? ¿Me pregunto dónde ha estado él durante estos largos 20 años de revolución? ¿Habrá acaso producido su escrito en su espectacular y lujosísima casa de Barbados? ¿Me pregunto si no es asombrosa e inverosímil la fortuna de quien hasta ayer era un modesto burócrata? ¿De cuál revolución nos habla quien fuera un humilde muchacho de Pampan (Trujillo) que un día salió a estudiar en la ULA y ahora presume de potentado?

Relacionados  ¡BANDIDOS! Por Monseñor Mario Moronta

Por lo demás, puedo asegurarles que me importaría un bledo el modo de vida saudita que lleva el ingeniero Ramírez si no fuera porque la situación de PDVSA está hoy más empantanada que en 1997; no olvidemos que en ese entonces se producían 3 millones 226 mil barriles diarios. Ante un cristal de  malquerencias no hay que ser intuitivos para sospechar que algo tiene que ver Ramírez con nuestro descalabro petrolero. En todo caso, tras dos preguntas: ¿Qué pasó con las cuentas bancarias que manejaba RR para atender propuestas de Chávez? ¿Cuántos de los allegados a Ramírez son los beneficiarios de los bonos petroleros? Si no hay respuestas, al menos con esas interrogantes tenemos un buen argumento para una película policial.

Su comentario acerca de las elecciones del #15Oct

Si el Gobierno recibe un espaldarazo en las elecciones del domingo 15, no lo malinterpreten como la aprobación del mandato; sépase que no habrá más oportunidades para la rectificación. Si no ocurre un giro en su política económica, si no se deslastra de esa comparsa de burócratas ineficientes que lo acompaña, entonces podremos visualizar sin ser clarividentes que la paliza electoral de diciembre de 2018 será para coger palco.

Si en Nicaragua el sandinismo perdió el poder en 1990 y tuvo que esperar 17 años para retomarlo, en Venezuela, donde se insiste en las equivocaciones, el sectarismo y la soberbia, una aplastante derrota electoral en 2018 puede significar que no corran con la suerte del sandinismo y la izquierda no sea Gobierno más nunca.

Así que oigan, pongan los pies en la tierra, hasta cuándo los pretextos y justificaciones. El ministro Juan Arias alias La muerte, da pena ajena cuando afirma que “la cifra de caída del PIB venezolano es abultada”. Como diría Omar Larez: Se cansa uno

Las Verdades de Miguel

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: