15Oct_comiendo_basura

(16/10/2017) Al cierre de este artículo, todavía sigue un ambiente de expectativa ante las inminentes elecciones de gobernadores. En una campaña golpeada donde el CNE ha vuelto hacer de las suyas, impidiendo sustituciones de candidatos o reubicando centros electorales a última hora, estás fueron algunas de las jugadas para ir en contra del voto opositor.

Por su parte, dirigentes y candidatos opositores hicieron lo propio exigiendo reglas claras y cese de violación en la ley electoral. Sus acostumbrados comunicados o declaraciones son tan comunes que ni hicieron eco en la opinión pública. Pareciera que ya se infiere que todas estas malas jugadas del CNE son tan normales, que hasta los opositores deberían aceptarlas.

Y fue así, nuevamente las injusticias fueron aceptadas y no se hizo absolutamente nada. La campaña cerro y nuevamente MUD y PSUV se midieron en una contienda. Esa elite política se midió sin importar la disidencia alrededor, sólo importa el status-quo político.

Mismo status-quo que hizo una sucia campaña, por un lado los que teniendo el árbitro a su favor hicieron todo lo posible para promover la abstención pero por otra parte estaban aquellos que intentando incentivar al voto descalificaron y señalaron a todo aquel que estaba en su legítimo derecho de no ir a votar.

Lo cierto es que a la publicación de este artículo ya será 16 de octubre y un nuevo amanecer tendrá Venezuela. Sí, Un nuevo mapa político tendrá el país, a favor o en contra del status-quo pero a fin de cuentas un nuevo mapa político y un nuevo capítulo en este tortuoso camino a la libertad.

Lo que sí no habrá es un nuevo país o algo distinto.

La situación económica y social seguirá siendo la misma, y usted venezolano de a pie, independientemente haya votado o no (ambos por razones legítimas) es que sigue siendo más pobre cada día más y sus salarios que se hacen pan y agua van destinado sólo a comprar un poco de comida.

Relacionados  Estimada canciller Holguin, por Beatriz de Majo

Independientemente el mapa político nuevo con el que amaneció el país hoy, la realidad de los enfermos en hospitales es su condena irrevocable a la muerte por falta de medicinas. La cruda verdad es que muchos niños ya no sueñan con jugar, sino simplemente con comer. Y esa verdad no la va a cambiar una gobernación roja u opositora, la verdad es que todavía seguimos lejos de encontrarle una salida a toda esta crisis.

Por esa sencilla razón respeto a las personas que no votaron este 15 de octubre, porque más allá de ser “tarifados o chavistas” tienen la visión que tenemos muchos, y es que la crisis está muy lejos de ser resuelta siguiendo el camino que decidió tomar la MUD. El estatus-quo político se pelea por puestos de poder mientras que el ciudadano común sigue peleando; peleando contra el hambre, contra la inflación, inseguridad, entre otros.

El ciudadano venezolano es el personaje más admirable de toda esta proeza, porque mientras sus gobernantes se pelean por espacios de poder, el venezolano lucha por sobrevivir al costo que sea por una crisis que le están haciendo pagar.

El ciudadano venezolano sin duda es el héroe en esta ocasión porque independientemente de la situación todo lo que ha hecho hasta hoy 16 de octubre, ha significado un esfuerzo para encontrar la libertad, y en el reposan exiliados, presos y muertos. Eso no hay que olvidarlo.

Hoy amanecimos con un nuevo mapa político, pero sigue gobernando la misma elite política y nos sigue matando la misma crisis.

Por Elías Castro en Tal Cual

¿Tienes algún comentario? Hazlo a continuación: